El Shofar de Judá
Contáctenos al (760) 573-3437

"Un lugar para cada creyente y cada creyente en su lugar"


LA BENDICIÓN DE LA FIDELIDAD

Pastor Roberto Bedoy, Oakdale, CA.


¿Cuántas veces hemos sido ensenados acerca de este tema? Es posible que la mayoría de cristianos sepamos de memoria este versículo bíblico.

  “Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto dice el Señor de los ejércitos, sino abriré las ventanas de los cielos y derramare sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.” Malaquías. 3:10

La pregunta sería: ¿Qué porcentaje del pueblo de Dios esta experimentado esta bendición sobreabundante? O la pregunta más especifica: ¿Estás viviendo la excelente bendición de su provisión?

Si no es así, lo más seguro es que no estás cumpliendo con la condición de esta promesa. 


A través del tiempo hemos podido observar dos clases de posturas adoptadas por el mundo Cristiano. La primera es que se cree que este mandamiento no es para la Iglesia sino que fue exclusivo de la ley y por lo tanto no se obedece. La segunda, la más común,  se cree, se obedece, pero se practica en forma parcial. Como escuche alguna ocasión, “Obediencia parcial es igual a desobediencia”.

En esta segunda postura es frecuenta ver a Cristianos que se motivan y obedecen pero cuando llega el desaliento abandonan su obediencia. Tenemos otro grupo que diezma pocas veces y se les oye decir: “No diezmo porque no me alcanza”. Yo les diría, “No te alcanza porque no diezmas”. Otro porcentaje de cristianos creen, entienden, y obedecen, pero no son constantes. En el último grupo, son aquellos que creen que son fieles, pero la verdad es que dan al Señor menos del 10%.

De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española, la palabra “Fidelidad” se define como: puntualidad y exactitud en la ejecución de algo. Esta definición nos confronta con la siguiente pregunta: Somos fieles al Señor en nuestros diezmos y ofrendas. La descripción de esta palabra incluye dos sustantivos: puntualidad y exactitud.

¿Pudieras considerarte como un cristiano puntual en entregarle al Señor lo que es de Él? La ofrenda es una propuesta del corazón. “Cada uno de como propuso en su corazón…” (II Corintios. 9:7). 

A diferencia del diezmo, este nos habla de aspectos cuantitativos, de medida, de exactitud. El diezmo es sencillamente el diez por ciento de tus ingresos. Si entregamos a Dios menos que eso, tenemos necesariamente que utilizar otros nombres. Por ejemplo términos como: el noveno, (9%), el octavo (8%), el séptimo (7%), etc. Pero el Señor dijo, “Traed todos los diezmos…” (Malaquías. 3:10).

Por último, la definición de la palabra fidelidad o fiel exige ser constantes, hacerlo en todo tiempo. ¿Qué pensaría usted varón casado si su esposa le digiera que le es fiel “la mayor” parte del tiempo? ¿O usted mujer casada, escuchar a su esposo decir que le es fiel es 99% de las veces? Por supuesto, esto nos habla de infidelidad.

¿Será acaso la falta de fidelidad lo que ha impedido que se derrama esa sobreabundante bendición?

Con Amor,

Pastor Roberto Bedoy

¡COMPARTA SUS COMENTARIOS!