El Shofar de Judá
Contáctenos al (760) 573-3437

"Un lugar para cada creyente y cada creyente en su lugar"


En memoria de un gran hombre de Dios

Rev. Mario Valverde 1930 - 2014


Anciano, pastor, maestro, consejero, amigo y hermano de muchos: Rev. Mario Valverde. Siempre fuiste un fiel soldado y colaborador de esta revista por muchos años. tus consejos, comentarios, apoyo financiero y tus oraciones fueron de mucha bendición para nosotros. Descansa en Paz mi amado hermano. Si hubiera una sola frase para definir tu paso por esta tierra diría sin lugar a dudas que fuiste un GRAN PACIFICADOR en el pueblo del Señor. ¡Nuestra pérdida es ahora ganancia para el cielo, donde un día te volveremos a ver!

El ministerio de este gran hombre de Dios, dejó huellas muy marcadas en nuestra familia que son difíciles de olvidar: 1- Fue amigo muy cercano del pastor Carlos Cruz, padre de mi esposa; quien después de haber partido con el Señor, el pastor Mario Valverde nunca se olvidó de la viuda y de los hijos de su amigo. Sus ofrendas para la familia fueron de mucha bendición.


2– En uno de sus viajes misioneros por las tierras de Oaxaca el Pastor Mario Valverde  le toco bautizar a mi esposa a la edad de 13 años.

3- En  1988 Junto a sus amigos los ancianos Nicolás Soto y Benjamín Bañuelos el pastor Mario Valverde impuso sus manos sobre mí en Bell Gardens, CA. cuando fui iniciado al ministerio.

4- Cuando Carlos Avilez mi hijo primogénito cumplió 21 años de edad, nuestro hermano Mario Valverde junto al pastor Reynaldo Leal y el obispo Samuel Smith impuso sus manos sobre el para iniciarlo también al ministerio.

5- Fue además un cercano colaborador y apoyador de nuestra revista El Shofar de Judá. sus consejos, comentarios, apoyo financiero y sus oraciones siempre fueron de mucha bendición para nosotros en este trabajo.

Pero sobre todo, fue para nuestra familia y para muchos, un pastor, un consejero, un mentor, un amigo y un gran pacificador en el pueblo del Señor.

Quiero hacer una breve apología del pastor Valverde usando como titulo para esta reflexión:

Las características de un gran hombre de Dios:

TODOS los hombres con un llamado especial departe de Dios sin importar los tiempos en que estos hayan vivido siempre tuvieron las mismas características. Hagamos un análisis de las más marcadas en la vida de estos grandes hombres de Dios.

Característica No. 1. Todos caminaron reconociendo que fueron llamados para SERVIR a Dios y servir a su pueblo, poniendo sus fuerzas, sus recursos, sus finanzas para bendición de muchos. ¡Cuántos personas en diferentes tiempos de cerca y de lejos fueron favorecidas y bendecidas por el ministerio de nuestro hermano Mario Valverde! Sirvió a Dios y sirvió a sus hermanos sin esperar nada a cambio.

Característica No. 2. Todos sintieron la necesidad de Edificaron un ALTAR donde ellos y sus hijos pudieran adorar. Vemos que Noé lo primero que hizo al bajar del arca fue edificar el altar para ofrecer a Dios sacrificios. (Génesis 8:20 )

Abraham también edificó su altar al oriente de Bethel donde invocó el Nombre del Señor. (Génesis 12:8) Así mismo Isaac edificó su altar en Berseba donde ofreció y adoró al Señor. Génesis 26:25

Jacob no se quedó atrás, también  erigió su Altar para adorar a Dios en Siquem. (Génesis 33:20).

Siguiendo el ejemplo de los Grandes, El pastor Mario Valverde erigió su altar en el No. 16 de San Juan Road en Watsonville CA. Donde por más de 45 años adoró al Señor. Y lo precioso de todo, es que en ese altar todavía hay alabanza, todavía hay palabra del Señor y todavía hay respuesta para las oraciones que se ofrecen en ese lugar.

 Característica No. 3. NO solo Fueron Amados y queridos por muchos, si no que también fueron desestimados y perseguidos por otros.....

(Este grupo de ministros hicimos un reconocimiento al Pastor Valverde en San Luis Rio Colorado, Sonara en Febrero de 1996.)

Lo podemos ver desde el principio con el Justo Abel, siendo aborrecido y asesinado por Caín su hermano mayor. ¿Y Cuál fue la causa de todo esto? Solo porque Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún todavía Dios habla de ellas. (Hebreos. 11:4)

Así mismo vemos a muchos de los profetas perseguidos y aborrecidos por la mayoría de los profetas de su tiempo. En los tiempos del profeta Micaías, fue abofeteado por Sedequias hijo de Quenaana diciéndole: ¿Por dónde se fue de mí el espíritu del Señor para hablarte a ti? (1 Reyes 22:24.) Esto nos dice que siempre han existido hombres que piensan que Dios habla solo por medio de ellos.

Vemos también a David querido, admirado y amado por muchos pero perseguido a muerte por su líder inmediato (Saúl) y más tarde por su hijo Absalón.

Cuando huía de Absalón se le notificó que su  consejero y amigo confidencial también se había unido a su adversario. Eso era ya demasiado para el perseguido hombre de Dios. Lo único que salió de sus labios en esos momentos fue: ¡Señor entontece el consejo de Achitophel!

Después, David reflexiona detenidamente y nos abre su corazón para decirnos que lo que mas le dolía de todo esto es que un familiar muy cercano era quien lo había afrentado. (Salmo 55:12) “Porque no me afrentó un enemigo, lo cual habría soportado; ni se alzó contra mí el que me aborrecía, porque me hubiera ocultado de él: 13 Mas tú, hombre, al parecer íntimo mío, mi guía, y mi familiar: 14 Que juntos comunicábamos dulcemente los secretos, Y andábamos en amistad en la casa de Dios.

¿Qué podríamos decir del ministerio del apóstol Pablo, y de los muchos peligros en los que tenía que moverse? Sus palabras nos dan una idea clara: su vida estuvo siempre rodeada de constantes peligros: “Peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos” (2 Corintios 11:26).

En el ministerio del Pastor Mario Valverde no fue la excepción: Fue amado y querido por muchos, pero también fue desestimado y menospreciado por otros. Y eso se encarga la historia de contarlo. Y en ese proceso, muchas puertas se cerraron para este hombre de Dios; y entre estos, muchos que el mismo había ayudado, servido y ministrado. Mi familia fue testigo de aquella ocasión, cuando las puertas se empezaron a cerrar para nuestro hermano Mario Valverde. Doy gracias a Dios por personas valientes y maduras como mi suegra: Matilde viuda de Cruz, quien se paró con firmeza para determinar la postura de nuestra familia ante este conflicto. Todavía recuerdo sus palabras: “Pase lo que pase, venga lo que venga, digan lo que digan, nuestro hermano Mario fue un gran amigo de mi esposo; una mano amiga para nosotros en tiempos de necesidad; así que el siempre será nuestro hermano mayor, un consejero y un gran hombre de Dios entre nosotros...y mañana mismo le hablo para que sea el quien oficie la boda de mi hijo Carlos” (Cruz Jr.). Y así sucedió, vino a casar al único hijo varón de su amigo en Noviembre de 1991.

Esto no debe sorprendernos por que todos hemos tenido un Saúl o un Absalón que nos persiga; Si no lo haz tenido, no te preocupes, un día aparecerá. De manera que el ser desestimados o perseguidos no es lo relevante, por que todos los hombres de Dios tuvieron que pasar por este proceso. Lo que si es relevante, es la ACTITUD y la postura que los hombres de Dios tomaron en medio de estos conflictos. Es ahí donde no puedo borrar de mi memoria la actitud pacifica de mi hermano Mario Valverde. Nunca usó el pulpito para hablar mal de sus consiervos; ni tampoco para faltarles el respeto a aquellos que tuvieron diferencias con el.

Esto marca un precedente para todos los pastores y ministros de este tiempo. Imitemos el ejemplo, y la actitud de este hombre de Dios. No usemos los pulpitos si no solo para lo que traerá bendición y edificación a la Iglesia; No se nos olvide que de toda palabra ociosa que hablaren los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio”. (Mat. 12:36)

Característica No. 4. Los grandes Hombres de Dios ¡NO FUERON PERFECTOS! Fueron hombres humanos, con fallas, con desaciertos y defectos. De eso se encarga la Biblia de describirnos cada vez que las limitaciones y vulnerabilidades de los grandes hombres de Dios quedaron al descubierto.

NOTA Agregada: Para esta característica, debo decir que fue el mismo pastor Mario Valverde quien me dijo cuando escribí la crónica de la entrega de su ministerio pastoral en el año 2007: Hermano Elidio, si un día el señor te permite escribir parte de mi historia, te pido que no solo hables de mis virtudes, habla también de mis desaciertos y defectos, por que soy hombre falto como los demás".

La Biblia describe tanto las virtudes y los desaciertos y defectos de Abraham, de Jacob, David, Elías, Jeremías y del apóstol Pedro. ¿Qué podríamos decir del Pastor Valverde? No nos queda otra que usar el mismo verso que nuestro hermano usó en reiteradas ocasiones: “Y para estas cosas, ¿quién es suficiente? (2-Cor. 2:16).

No recuerdo de mi parte haber visto a mi hermano en alguna ocasión que mostrara sus deficiencias. Pero hay un error muy común que los pastores cometemos, casi nadie se escapa de esto: Nos Hemos muchas veces ausentado de nuestra familia para atender y cuidar la iglesia. En repetidas ocasiones La esposa y los hijos sufren las ausencias del varón de Dios cuando tiene que salir al campo misionero a cumplir con su llamado. Cuantas fechas importantes, cumpleaños, aniversarios en la familia, eventos relevantes en la escuela de los hijos se quedaron sin la presencia del hombre de la casa.

¡Cuantos hijos afectados e indiferentes con la iglesia, por se quedó en ellos la imagen de que los hermanos les quitaron a su padre!

Hna. Alba Valverde y todos sus hijos e hijas, incluyendo sus nietos, si hubo alguna vez o muchas veces que este hombre de Dios faltó en casa por estar con nosotros, o por estar en alguna parte ministrando a los hermanos, en nombre de todos aquellos hermanos conocidos y desconocidos de todos los tiempos que fueron ministrados por este gran hombre de Dios, les pedimos perdón por haberle tenido entre nosotros cuando ustedes mas lo necesitaban en casa. Solo podemos decirles que TODO lo que mi hermano MARIO VALVERDE hizo entre el pueblo del Señor NO HA SIDO EN VANO.

Amado pastor Mario Valverde, entra al gozo de tu Señor. Te recordaré siempre, tu hermano: E. Aviles.

 

La ultima vez que fui invitado por el Pastor Mario Valverde para predicar en su confraternidad en Watsonville CA. en Julio del 2008.